Categorías
#Yomequedoencasa Comida

Cómo hacer pan casero rápido sin amasar

Cómo hacer pan casero rápido y sin amasar
Para 1 unidades
  • Harina de fuerza 500 g
  • Levadura fresca de panadería 6 g
  • Sal 10 g
  • Agua 325 ml
  • Semillas de sésamo al gusto
 

En un Boll o cuenco vamos a mezclar la harina de fuerza (si no tenemos, no pasa nada aunque lo ideal es una harina potente o una cucharada de gluten extra), la levadura desmenuzada en el agua templada y la sal. Añadimos el agua y mezclamos un poco, lo justo para que todo se una, sin amasar. Volcamos la masa a un tuper de plástico, cubrimos con papel film transparente o un trapo de algodón limpio y dejamos tapado reposando durante 12 horas.

Si pasadas las 12 horas de fermentación, no tenemos tiempo de seguir con la receta, guardamos el recipiente de masa en la nevera hasta el día siguiente. Eso si, tras estar en la nevera, debemos sacar el cuenco con la masa y esperar que se temple un par de horas, antes de seguir y nunca amasarla en frío.

Se saca del molde, se moldea un poco para que se active y se deja un par de horas más que vuelva a crecer y se le da forma de hogaza o se pone en un molde. 

Calentamos el horno y aún estando frío, se coloca dentro. El resto de elevado lo hará dentro del horno. 

Dejar en el horno unos 30 minutos o hasta que comience a estar dorado. Una manera de saber si el pan está hecho, es darle un golpecito con los dedos en la parte de abajo, si suena seco o como hueco, es que ya está hecho.

Dejar tapado sobre una rejilla o sin tapar si te gusta la costra bien seca. El dejarlo de esta manera es para que la humedad generada por el calor, se pueda ir y no humedezca el pan.